jueves, mayo 24, 2007

La vida de cuadritos: la realidad del bibliotecario supera a la ficción de las historietas.


Para nosotros, los profesionales de la información, se nos hace difícil hacernos de la vista larga a la hora de reflexionar con ojo crítico sobre la situación de violencia en cada uno de nuestros países. Yo tomo el caso de Puerto Rico. En uno de los diarios más leídos de mi país esta semana se han dedicado a presentar un reportaje especial por entregas en el que se explora el tema del narcotráfico con énfasis en la niñez, la juventud y sus reprcusiones sociales, económicas, morales y de calidad de vida en general. No creo que es nuestro deber quedarnos de brazos cruzados, pero tampoco soy de tirarme a la calle y hacer una huelga de hambre o una protesta con pancartas, aunque respeto a quien así crea que se solucionarán los problemas. Yo creo que los bibliotecarios, como líderes de gestión y administradores tenemos que tomar cartas en el asunto y desde el escritorio, el anaquel, el tablillero el "stepping stool" , el piso , entre otros lugares en donde nos encontremos, somos servidores a la comunidad que nos rodea. Necesitamos más que nunca fortalecer nuestros servicios, nuestros recursos, innovar a la hora de atraer a los usuarios, en especial a nuestra niñez y juventud, antes de que encuentren tentadoras ofertas que los alejen de una vida digna. No estoy diciendo que nos convirtamos en Barbara Gordon, o como mejor la conocen muchos, Batichica, quien de día dirige la biblioteca de la ciudad Gótica y de noche combate el crimen, junto a Batman y Robin. Pero les pido que de alguna manera, nos enamoremos de nuestra labor social y salgamos del marco de los cuadritos de las historietas y veamos la realidad desde afuera. Veamos que aunque empecemos con poco a la larga podemos hacer mucho. Nuestro camino por la vida laboral es mucho más que los días 15 y 30, las vacaciones a Disney World, plan de retiro y plan médico. Podemos tocar vidas y ayudar a transformarlas. Podemos sembrar en tierras fértiles con la esperanza de que germine y florezcan ciudadanos de bien. Nuestra realidad supera la ficción, así que nos podemos convertir en super héroes al combatir el analfabetismo, la desinformación, la desigualdad de oportunidades, entre muchas otras cosas. Seamos gestores de cambio.
Foto del interior de la biblioteca de la Escuela Pedro Albizu Campos en la provincia de Matanzas en la república hermana de Cuba. Tomada por esta servidora, Cindy Jiménez Vera en julio de 2005. Todos los derechos reservados.

8 comentarios:

javifeli dijo...

Muy acertado tu comentario, hace falta que los bibliotecarios sean agentes de cambio. Es triste ver cómo miles de jóvenes caen en las redes de las drogas.

Victor J. dijo...

Muy buen comentario, pero este comentario aplica a todos maestros, ingenieros, contables, medicos,mecanicos etc. Para poder mejorar la situacion todos tenemos que aportar y convertirnos en agentes de cambio y como dice la escritora superheroes.

Alemx dijo...

Felicidades por tan lindo espacio, se nota que disfrutas tu trabajo y esa es una bendicion.
Te comento que estoy de acuerdo con tu articulo, es indispensable que como individuos y parte de una sociedad nos cuestionemos si en realidad estamos cumpliendo con nuestro deber de construir una mejor sociedad a traves de el servicio a la comunidad y la labor social. Es muy triste revisar nuestra escala de valores como sociedad y darnos cuenta que dentro de ella no figura la solidaridad y el servicio comunitario, es por eso que la violencia, el narcotrafico, el alcoholismo, la prostitucion y un sin fin de problemas sociales se encarna facilmente y hacen presa facil a nuestros ninos y jovenes, la disfuncionalidad familiar es resultado de una escala de valores basada en satisfactores primarios y muy particulares, dinero, casa, carro, viajes, vida social, etc.
Creo que debemos provocar un cambio cada uno de nosotros desde la trinchera en la que nos desempenamos y promover mas la unidad y el servicio social, solo asi entonces habremos de dar la batalla a estos males que cada dia que pasa se apoderan mas y mas de nuestras comunidades. Es vital darnos cuenta que al permancer indiferentes ante esta problematica es aceptarla como una forma de vida a la cual estamos sometiendo a nuestros ninos y jovenes.
Felicidades nuevamente, Dios te bendiga y suerte en tus proximos proyectos.

peterson dijo...

Es un artìculo que habla con el corazon y empuja al accion. Te felicito por tantas fuerzas. Sigo leyendo, porque pienso que hay muchas cosas que aprender navegando en tu blog.

Peterson de Haiti

Administrador dijo...

Exelente espacio muy constructivo Felicidades un 10 Administracion

Huber Cabanillas dijo...

gracias por el aporte :)

Ana - alcoholicos anonimos dijo...

Muy buena la historia Cindy, como siempre.

Espero que todo vaya bien.

Saludos.

Educador dijo...

Interesante. Precisamente estoy escribiendo un artículos sobre el bibliotecarío.

Saludos,

http://educacion-exito.blogspot.com/